Ciro Discepolo
TRÁNSITOS Y RETORNOS SOLARES
Un nuevo sistema de análisis para dos métodos antiguos
   
 
Paperback, 664 páginas, 15 x 22 cm
Ediciones Ricerca’90, 2009,
Idioma: Español

  Este libro está disponible en español  > Haga clic aquí !  
     
Ce livre est disponible aussi en français > cliquez ici !
Das Buch ist erhältlich in Deutsche Sprache  > Klicken Sie hier !

Questo libro è disponibile anche in italiano  > Clicca qui !
This book is also available in English > Click here !
     
 
 
     
 

El libro cuesta 30,00 Euros; el precio incluye los gastos de envío (Priority Mail) a cualquiera ciudad del mundo

 

 
   
 
     
     
     
 
Tránsitos y Retornos Solares es un texto único en su género, que permite al lector evaluar la realidad del método propuesto a través de cien acontecimientos famosos: desde la muerte de Benito Mussolini hasta el encarcelamiento de Sophia Loren, incluyendo las más importantes victorias de aclamados campeones deportivos. Con datos históricos en la mano, el autor explica cómo y por qué cada uno de tales acontecimientos tuvo lugar.
Éxito de ventas en Italia y en Francia, este libro se ha reimpreso y reeditado en pocos años. Se han añadido nuevas e importantes secciones. Su mayor mérito es probablemente la exposición de un método que todos los estudiosos de astrología – expertos y principiantes – pueden aplicar. Desea demostrar que acontecimientos como las caídas de famosos financieros o la clamorosa expulsión de Diego Armando Maradona del campeonato mundial, se pueden explicar palabra por palabra a través de las ‘treinta reglas’ escritas por el autor, que invita al lector a que verifique personalmente (estudiando tanto acontecimientos futuros como crónicas pasadas) si estas treinta reglas se corresponden o no con la realidad de los hechos.
El autor estudia los Retornos Solares Elegidos desde el año 1970 y, hasta el 2007, ha conducido más de veinte mil ‘cumpleaños elegidos’. Ha escrito más de cincuenta libros, muchos de ellos sobre este asunto. Por estos motivos, muchos colegas lo consideran el mayor experto mundial de este específico segmento de la astrología. Sus libros han sido traducidos al francés, al inglés, al alemán, al ruso, al esloveno y al húngaro.
Este libro es un texto de astrología práctica, basado en muchísimos años de observaciones y estudios prácticos. Se dirige a quien desea verificar la verdad de la afirmación: ‘es posible hacer previsiones en astrología’.
 
     
 
 
 
Ciro Discepolo nació en Nápoles en 1948, y allí trabaja como periodista y escritor. Durante más de veinte años fue redactor externo del diario Il Mattino. Durante cinco años trabajó en el Consiglio Nazionale delle Ricerche (CNR). Se ocupa de astrología desde el año 1970. Ha publicado aproximadamente cincuenta libros, muchos de ellos han tenido éxito tanto en Italia como en el extranjero. En 1990 fundó el periódico Ricerca ’90, que dirige desde entonces. Se dedica a la estadística desde que empezó a interesarse por la astrología. A comienzos de la década de los noventa obtuvo resultados muy brillantes con investigaciones sobre la herencia astral, examinando una muestra de más de 75.000 sujetos. Ha organizado y organiza seminarios, cursos y conferencias en varias universidades italianas y extranjeras, y en diferentes centros de cultura. Es un apasionado de informática. A nivel astrológico, se ha formado en la escuela de André Barbault. Ha fundado la escuela de Astrología Activa.
 
 


 
     
     
 
PREFACIO

Haciendo una estima general, he calculado que, hasta la primavera de 1997 y tras veintisiete años de intensa práctica astrológica, he enviado un mínimo de diez mil personas1 a celebrar un cumpleaños elegido, pero lo más importante es que, después de un año, he registrado su balance en relación con esta espléndida realidad llamada Retorno Solar Elegido o Revolución Solar Elegida. Sin embargo, este argumento no constituye el tema de este volumen que se dirige, en cambio, a todos los que estudian o que tienen intención de estudiar los Retornos Solares, independientemente del hecho que deseen utilizar o no la práctica de los cumpleaños elegidos. El hecho de hacer referencia a un número tan elevado de casos sirve sólo para afirmar, sin ninguna pretensión o necia vanidad, que mi experiencia en esta disciplina es considerable y que se trata de una experiencia práctica y no de un ejercicio teórico como sucede sobre todo con otros autores. En este libro encontrarán consideraciones muy distintas de las que podrían leer en cualquier otro texto. He aquí dos ejemplos. En los próximos capítulos podrán leer que, para la promoción social/profesional del sujeto durante el año considerado, un Retorno Solar que empiece, por ejemplo, con un Júpiter en el Medio Cielo, es cien veces inferior en cuanto a resultados positivos respecto a otro Retorno Solar que empiece con el Ascendente del Retorno Solar en la Décima Casa del radix. En contrapartida, también leerán en los capítulos siguientes que un Ascendente del Retorno Solar que caiga en la Primera Casa de nacimiento es claramente una de las peores posiciones que les puedan tocar. Tal como decía, éstas y otras tantas consideraciones provienen de una práctica muy extendida y están confirmadas por miles y miles de balances personales que pueden ratificar todo lo que he escrito en este trabajo.

Cabe añadir que este libro no pretende reemplazar ni mi Guida ai transiti ni tampoco mi Trattato pratico di Rivoluzioni solari, a lo sumo pretende respaldarlos, convertirse en una ayuda para mejorar la comprensión de tránsitos y Retornos Solares, sobre todo gracias a los años transcurridos y a los estudios llevados a cabo tras la publicación de dichos libros.

Con este libro me propongo demostrar tres cosas:

1) la imposibilidad de poder hacer previsiones correctas si no se consideran juntos los tránsitos y los Retornos Solares;

2) el valor enormemente negativo de las Casas Duodécima, Primera y Sexta;

3) y que utilizando juntos los tránsitos y los Retornos Solares, pero interpretados según mi método, es posible efectuar previsiones bastante fiables.

Me gustaría que quedara claro que no niego que otros estudiosos, muy competentes, puedan conseguir previsiones bastante exactas a partir de otros sistemas de análisis, pero pienso que los resultados obtenidos con estos otros métodos están condenados a ser claramente inferiores a los que se pueden obtener con el sistema que yo propongo.

Según mi opinión, los que utilizan los Retornos Solares en su práctica astrológica, pero los interpretan según escuelas diferentes, no conseguirán resultados predictivos brillantes que se puedan comparar con los que se consiguen con las reglas que podrán leer en las páginas de este libro. Y con esto no pretendo afirmar una presunta infalibilidad mía en el plano teórico sino, lo repito, una grandísima práctica que me permite elaborar clasificaciones, indicar prioridades, hablar de escalas de valores y de signos de admiración que se pueden colocar al lado de determinados puntos.

Serán ustedes, mis lectores, los que dirán si el método funciona o no. Lo podrán aconsejar a sus colegas o echarlo a la basura, pero siempre después de haberlo probado sin cambiar, evidentemente, las reglas según su propio juicio, al menos durante la fase de experimentación.

Yo estoy seguro de que la práctica me dará la razón. No pretendo garantizar que mi método sea preciso al cien por cien, pero sí que presenta un grado de verificabilidad muy elevado, al punto que les permitirá ponerlo en práctica sin cometer errores graves. Todos cometemos errores, pero lo importante no es intentar no equivocarse nunca sino esforzarse para equivocarse poco.
Otro par de aclaraciones todavía. Se darán cuenta de que en la descripción de los tránsitos se nota menos la presencia de quien escribe, esto es debido a que he intentado quedarme lo más “silencioso” posible en la relación libro/lector. Al contrario, cuando leerán la parte correspondiente a los Retornos Solares, me encontrarán presente con más fuerza, en primera persona, con comentarios muy personales. En este caso es debido al hecho que se trata de argumentos en los que he sentido la necesidad de ponerme en juego, de tomar partido en mayor medida que en los tránsitos, de destacar un razonamiento que es muy mío, puramente personal.

Por último, quisiera añadir que encontrarán a menudo en este libro los términos “negativo” y “positivo” cuando se habla de determinadas posiciones de tránsitos y de Retornos Solares. Muchas personas se estremecerán ante “semejante lenguaje”, afirmando que se debería hablar sólo de posiciones armónicas e inarmónicas y nunca de posiciones positivas y negativas. Me perdonarán ustedes, pero no soporto la demagogia. En una época como la nuestra, en la que a los ciegos les llaman invidentes, a los pobres indigentes, a los incapacitados minusválidos y a los negros extracomunitarios, yo prefiero decir al pan, pan y al vino, vino: aunque intenten convencerme de todas las maneras posibles, nunca lograrán que yo diga que un tránsito de Saturno sobre el Sol, en la Duodécima Casa, es inarmónico o hace crecer. Yo seguiré pensando siempre, antes que nada, que se trata de una desgracia que todos preferirían evitar y luego, a lo sumo, que también puede hacer crecer.
Nápoles, 23/4/1997

Notas
1) Algunos días llegan a llamarme por teléfono, entre amigos, colegas y alumnos, incluso hasta diez personas distintas para pedirme consejo y yo, que tengo el ordenador siempre encendido, gracias al programa Molriv y conversando con personas ya preparadas sobre este tema, consigo ayudarlos en la relocación de su Retorno Solar en pocos minutos. De forma parecida, después de un año comento con las mismas personas – aunque brevemente – los resultados obtenidos. Aunque para muchas cosas tengo verdaderos vacíos de memoria, para los Retornos Solares Elegidos no olvido casi nunca nada.

 
     
 
 
   
 

Capítulo 18 Júpiter de Retorno Solar en las Casas del Retorno Solar

Se trata de una posición bastante importante porque nos cuenta dónde se encontrarán nuestros mayores recursos durante los doce meses de validez del Retorno Solar. La ayuda de Júpiter se revelará imprescindible por lo que respecta al resultado global del año al que se refiere el Retorno Solar. Júpiter nos puede echar una mano tanto en calidad de propulsor, ofreciéndonos un ventaja hacia una determinada dirección, como en calidad de ángel guardián, limitando los daños de una cierta situación. Sin embargo, es necesario prestar atención a su “funcionamiento” en tres Casas en particular: en la Segunda, en la Séptima y en la Octava. En estos tres sectores, el señor del Sagitario se manifiesta a menudo de forma contraria respecto a lo que debería ser su conducta clásica. Aconsejo la lectura, al respecto, de lo que se ha descrito en relación con el tránsito de Júpiter en esas mismas tres Casas natales.


En la Primera Casa, Júpiter
suele tener un efecto muy positivo en lo que concierne la recuperación después de estados depresivos, debilidades físicas y mentales, convalecencias después de operaciones quirúrgicas, salidas de serias contingencias económicas, profesionales, sentimentales, familiares, bajones debidos a lutos y disgustos. Quien normalmente suele tener mucha desconfianza, con esta posición de Júpiter en el RS tienden a bajar la guardia, consideran al prójimo con mayor confianza y demuestran mayor ingenuidad y un menor sentido crítico. Se trata de una combinación que favorece los contactos sociales, las aberturas en general, pero que es perjudicial debido a los posibles camelos que el sujeto puede sufrir del prójimo. Es necesario prestar una atención particular porque esta posición facilita la aparición de exceso de peso, ya que nos hace relajar y nos hace “ensanchar” el corazón. En los casos más negativos puede favorecer las proliferaciones de todo tipo, incluso las patológicas. Hipertrofia en general, excesos, exageraciones en las valoraciones. Sin embargo, incluso queriendo leer esta posición como una fuente de problemas, debemos considerar este planeta como fundamentalmente positivo, hasta el punto de apreciarlo como una de las mayores protecciones para la salud e incluso para la “buena suerte”, entendido en el sentido más general posible. Si se encuentra en estricta conjunción con el Ascendente puede actuar como un verdadero “Prozac” de los astros, puesto que procura una acción antidepresiva muy eficaz: un verdadero beneficio después de un año de problemas.


En la Segunda Casa
nos encontramos en una de las tres posiciones que tenemos que tratar con un cuidado particular. Lean, en el capítulo relativo a los tránsitos de Júpiter, lo que he escrito en relación con el oscilador biestable. Lo vuelvo a repetir aquí en pocas palabras. En la electrónica, un oscilador biestable es un circuito que determina, por cada impulso en entrada, la inversión de la señal en salida. Por ejemplo, al llegar el primer impulso, el oscilador hace que se encienda una bombilla en salida. Si llega un segundo impulso, hace que se apague, si llega un tercer impulso hace que se encienda otra vez, etcétera. Esto quiere decir que la posición de Júpiter en las tres Casas citadas suele determinar una inversión del estado anterior. En la Segunda Casa, Júpiter de RS significa seguramente mayor circulación de dinero, pero puede ser tanto en entrada como en salida. Para saber cuál de las dos direcciones tomará, será necesario evaluar la situación en su conjunto. He aquí unos ejemplos. Si esta posición se asocia con Casas importantes desempeñando un papel durante el año, como la Duodécima, la Primera o la Sexta, es casi seguro que se tratará de dinero en salida. Si se trata de hombres de negocios o empresarios con un Saturno en tránsito por la Segunda o la Octava, es casi seguro que se tratará de dinero en salida. Si el sujeto está haciendo trabajos en casa o está comprando un piso, y tiene valores de Cuarta en el Retorno Solar, también en este caso se habla de mucho dinero en salida, una verdadera hemorragia de dinero. Si, al contrario, hay valores de Cuarta y el interesado está vendiendo un piso, esta posición indicará mucho dinero en entrada. Razonando de esta manera, es posible establecer casi siempre la dirección del flujo de dinero. Si un obrero se encuentra en suspensión temporal del contrato de trabajo y tiene malos tránsitos, con Júpiter en la Segunda de RS podrá incluso perder definitivamente su trabajo y quedarse en la calle. También tenemos que considerar, y no será un elemento secundario del entero análisis, la situación natal del sujeto: quien es capaz de vender langostas en África o neveras en Alaska, aumentará sus ingresos incluso con esta combinación. Al contrario, los que tienen una atávica mala suerte económica, se tienen que preparar para volver a tener problemas en este sector. Esta posición puede señalar también un aumento de la “visibilidad” del sujeto que probablemente, durante el año, participará en transmisiones televisivas o tomará parte en ceremonias públicas, le fotografiarán, aparecerá en los telediarios, etcétera. Es probable que desarrolle intereses gratificantes en el sector de la fotografía, del cine, del teatro, de la gráfica, de la gráfica publicitaria, del diseño y del diseño asistido por ordenador. Comprará equipos relacionados con los sectores citados. Mejora del aspecto del sujeto a través de una dieta, una nueva manera de vestir, un corte de pelo diferente, bigote y barba, una nueva dentadura, una operación de cirugía plástica, etcétera. Prestará mucha atención a su manera de vestir. Con esta posición es casi imposible que durante el año el sujeto no se compre una pantalla o un televisor de gran tamaño, o que no se aficione, aunque tal vez sin continuidad, a la fotografía o a las grabaciones con video. A lo mejor su foto aparecerá en la presa o mejorará su vista gracias a una intervención de cirugía láser en los ojos. Si se trata de un actor, gozará de mayor visibilidad durante el año, por ejemplo a través de una publicidad.


En la Tercera Casa, Júpiter acompaña de forma muy banal pero también muy frecuentemente, la adquisición de un coche nuevo o de una moto, un ciclomotor, una bicicleta, una furgoneta o cualquier otro medio de transporte. Posibles viajes de placer y un sinfín de desplazamientos. Tráfico pendular feliz relacionado con un trabajo nuevo, un amor o una mejora de la salud. Muchas comunicaciones y telecomunicaciones. Posible compra de un teléfono móvil, de un aparato inalámbrico o de un fax, de una centralita telefónica, una antena por satélite, un módem, un equipo para navegar más rápido por Internet, una impresora, un nuevo programa de escritura con ordenador. Muy buenas noticias que llegan por carta, telegrama, fax o teléfono. Resultados óptimos en los estudios. Diversos exámenes superados sin problemas para los estudiantes universitarios. Buenas posibilidades de ganar concursos. Cursos frecuentados en calidad de estudiantes o de docentes. Inscripciones útiles a cursos de idiomas, de ordenador, especializaciones postlicenciatura, prácticas, seminarios intensivos, participación en conferencias, debates y mesas redondas. Buen período para escribir. La prensa nos trata de manera positiva. Óptimos resultados por parte de hermanos, hermanas, primos y cuñados. Mejora en las patologías pulmonares. Buenas ideas y negocios a nivel comercial. Con una posición de este tipo puede producirse también la primera alfabetización informática: por ejemplo, una persona de cultura que llevaba cincuenta años escribiendo con bolígrafo y papel, empieza a utilizar Word. Con esta posición muchas personas aprueban por primera vez el examen para el carnet de conducir o náutico.


En la Cuarta Casa, casi sin excepciones Júpiter acompaña ventajas inmobiliarias. Estas ventajas pueden consistir en una buena operación de compraventa, en la realización de un importante negocio inmobiliario o en una mudanza o, también, en tareas de reestructuración tanto en la casa como en la oficina, en el laboratorio, en el taller, en la tienda, etc. Esto es válido tanto para propiedades nuestras como para los locales en los que trabajamos. Por ejemplo, para un empleado de banco esta posición puede significar su traslado a otra agencia más nueva y cómoda. Quien tiene intención de comprar una casa no debería dejar escapar esta posición. Muy buenas cosas también para los que han debido aguantar, durante años, incomodidades ambientales y que ahora por fin pueden tomar posesión de su propia casa. Júpiter en la Cuarta puede referirse a personas que, después de viajar mucho, consiguen gozar de su propia casa durante un cierto período. Posible herencia inmobiliaria. Desde otro punto de vista esta condición puede ilustrar una mejor condición de nuestros padres (o suegros) y en particular de nuestro padre (o de nuestro suegro): a nivel económico, profesional, sentimental o de su salud. Las mejoras relativas al hábitat pueden también referirse a nuestros padres o suegros (también pueden ser los padres del novio o de la novia). Mejoran las relaciones entre el sujeto y sus padres. Posible compra de una autocaravana o de una multipropiedad. Alquiler de un nuevo estudio o de un piso de soltero. Compramos nuevos e importantes dispositivos de almacenamiento para el ordenador. Júpiter en la Cuarta Casa también puede indicar un renovado clima de serenidad en casa o en el ambiente de trabajo: estaremos bien en nuestro hábitat, quizá después de un “vendaval”. Aunque de forma paradójica, esta ubicación de Júpiter de RS podría estar relacionada con una enfermedad: aprovechamos mucho la casa porque, debido a una enfermedad, no podemos ir al trabajo.


En la Quinta Casa, Júpiter suele mostrarse de manera bastante espectacular y facilita mucho los encuentros sentimentales y los nuevos amores, a menos que el sujeto no tenga una atávica mala suerte en este sector. Pero cabe precisar una cosa. Muchos usuarios de astrología, que al mismo tiempo son aficionados de esta materia, piensan que esta posición les asegura el derecho, por defecto, al amor. En efecto, las cosas no funcionan así y lo mismo vale, por ejemplo, para los estrenos. Muchas veces me ha pasado que alguien se haya dirigido a mí para que le calcule la fecha buena para el estreno de una actividad comercial y luego, años más tarde, se ha quejado de que, a pesar de mis consejos, las cosas se desarrollaron muy mal a nivel económico. Pero esto es bastante lógico, ya que las variables en juego no son sólo astrológicas, sino que también tienen en cuenta, y mucho, de las condiciones de mercado. Así pues, si alguien trata de vender abrigos de piel en los trópicos, terminará muerto de hambre aunque haya inaugurado su negocio bajo un cielo espectacular. De la misma manera sucede también que, un hombre decididamente feo o muy poco atractivo, si intenta conquistar a una mujer durante una recepción en la que participan muchos cadetes de una prestigiosa escuela naval, guapos y atractivos, difícilmente conseguirá abrir una brecha en el corazón de una mujer. Así pues, esta posición astral, entre cumpleaños y cumpleaños, podrá traer un nuevo amor muy bonito o la vuelta de la persona amada, pero siempre que existan las condiciones objetivas que acabamos de citar. De todas formas, el sujeto se divertirá más durante el año. Esta diversión podrá llegarle del juego de cartas, de los videojuegos, de la música, del ordenador, pero también de la lectura de los textos de Tolstói y de Verga: sobre gustos, no hay nada escrito... A veces he escuchado a personas que, al terminar su Retorno Solar admitieron que hubo diversión para ellos, sin duda alguna, pero que se trató sencillamente del placer de volver a hablar con la gente después de un período de aislamiento. Posibles actividades deportivas, más cine, teatro, cenas en el restaurante, fines de semana, sexo, discoteca y conciertos. Una o muchas buenas noticias de los hijos o de los jóvenes en general (vale mucho sobre todo si el sujeto es docente). Se supera un problema relacionado con la prole. Posibilidad de generar un hijo, incluso cuando no se desea: con esta posición aumenta mucho la fertilidad del sujeto, tanto femenino como masculino. Sólo en casos muy raros debemos interpretar esta posición en negativo y puede indicar, por ejemplo, problemas por parte de los hijos. Volviendo a hablar del amor, que gracias a Dios sigue siendo el asunto más popular de todos, quisiera añadir que para las personas “no taradas” en este sector, Júpiter en la Quinta de RS anuncia ciertamente un año hermoso para el amor o para el sexo: puede tratarse de un nuevo encuentro o puede ser la vuelta de una persona amada. Alguien dice: “Yo tan sólo quiero a Alfonso, y no me interesa nadie más que él…”. Pero los astros saben mirar más lejos que nosotros y, a menudo, aunque no se trate de Alfonso, el sujeto lo agradece igualmente.


En la Sexta Casa, el señor del Sagitario consigue curar bastante bien las situaciones a nivel de la salud. Se trata por lo tanto de una válida ayuda en la curación de las enfermedades y nos ofrece recursos, a veces inesperados, para ayudarnos en nuestro bienestar psicofísico. Actúa muy bien en las convalecencias y, más en general, en la recuperación después de malos períodos debidos a disgustos sentimentales, económicos, profesionales, así como después de lutos importantes. Las terapias que empiezan durante este Retorno Solar tienen muchas más probabilidades de triunfar, de obtener resultados concretos y positivos. Período favorable también para las intervenciones quirúrgicas, sobre todo de carácter estético. Posible mejora en el trabajo o en las relaciones de trabajo. Óptimas posibilidades en la contratación de nuevos dependientes, colaboradores en la oficina, asistentas y colaboradores interinales o a tiempo parcial. Un viejo rencor en el ambiente de trabajo se acerca a su solución positiva. Un dependiente nuestro vive un óptimo momento, bajo diferentes puntos de vista. El trabajo que antes vivíamos con preocupación o duramente, ahora nos resulta agradable o fácil. Ventajas en todos los tipos de terapia, de los fangos a las curas termales en general, del shiatsu a la fisioterapia, de las dietas para adelgazar o de desintoxicación al gimnasio. Posibles satisfacciones procedentes de un animal doméstico. Recuerden que las posiciones más protectivas para la salud son: Júpiter y Venus en la Sexta Casa o bien Júpiter y Venus en la Primera o Duodécima Casa (esta última posición, sobre todo si se encuentran muy cerca del Ascendente, es seguramente muy buena para la salud, pero normalmente es infeliz para las relaciones sentimentales).


En la Séptima Casa de RS Júpiter se comporta, más o menos, como cuando se encuentra en tránsito por la Séptima Casa radical. Normalmente, debido al ya explicado efecto “biestable”, nos ayuda a resolver los problemas de nuestra relación sentimental, de pareja, y los problemas relacionados con papeleos administrativos o legales. Si no tenemos una relación sentimental y la deseamos profundamente, si existen al menos las bases teóricas para que esto pueda producirse, sin duda alguna podemos contar con un encuentro interesante durante los doce meses siguientes, un encuentro importante que podría incluso convertirse en una relación bastante estable. Aunque nuestra vida sentimental ha sufrido recientemente una crisis, una separación momentánea, una difundida agresividad, con el inicio del nuevo Retorno Solar que contiene Júpiter en la Séptima, existen realmente muchísimas probabilidades de que el problema se solucione, que logremos reestablecer un clima pacífico y agradable en nuestra vida de pareja. Lo mismo vale para las cuestiones legales, los procesos, las causas, los problemas pendientes con la justicia: si están investigando sobre nosotros, si estamos bajo proceso, si estamos metidos en una causa que nos consume, es muy probable que encontremos un recurso importante, una ayuda inesperada, un apoyo milagroso que nos alejen de los problemas o que haga que se pronuncie una sentencia en nuestro favor, o la menos dura posible para nosotros. Al contrario, si nuestra relación de pareja está funcionando perfectamente y no tenemos ningún tipo de problema con la ley, Júpiter en la Séptima nos puede traer serias causas, separaciones, incluso un divorcio, papeleos administrativos de todo tipo, problemas con la ley, ataques por parte de las instituciones o de individuos, enemigos declarados, incluso atentados o intentos de atentado, tiroteos en las piernas, intentos de robo, atracos, etcétera. El mecanismo, como ya se ha dicho, lo desconocemos, pero es un hecho que, basado en miles y miles de Retornos Solares observados y estudiados, yo puedo afirmar todo esto con la certeza de que esta regla vale en la inmensa mayoría de los casos, por no decir en el ciento por ciento de los casos. Lo mismo se puede afirmar en relación con el cónyuge, el compañero, la compañera, y es válido – desde luego – también para un eventual socio en negocios, estudios, política, etcétera. Más allá de la bipolaridad que he definido “biestable” existe, sin embargo, un valor que yo he encontrado siempre presente en correspondencia de esta posición: durante los doce meses examinados nuestro compañero, novio o novia, prometido o prometida, marido/mujer, socio/socia, brillarán por algún motivo. Puede que estén mejor de salud o que tengan un crecimiento profesional, social, etcétera. De todas formas el período es bueno para encontrar a un socio, si esto forma parte de nuestras expectativas.


En la Octava Casa, al igual que en la Segunda, Júpiter significa con total seguridad un considerable y mayor flujo de dinero, comparado con el presupuesto del sujeto interesado: para alguien serán pocos miles y para otros serán millones. Este flujo puede proceder tanto en entrada como en salida y puede depender de herencias recibidas, donaciones, ganancias de juego, liquidaciones, pensiones, créditos atrasados, ganancias extra, negocios, mediaciones, pero también pérdidas de juego, robos, enormes gastos para la casa, deudas de la pareja, estafas, especulaciones en bolsa y/o de cualquier otro tipo, préstamos que no se devuelven nunca, etcétera. Si no tenemos cuidado, con esta posición corremos el riesgo de sufrir verdaderas hemorragias de dinero. A veces sus efectos son engañadores porque, por ejemplo, nos favorece en una petición de préstamo, de subvención, de financiación, consiguiendo que nos concedan cifras enormes, pero luego no seremos capaces de devolver tales sumas y, por lo tanto, al final su posición en la Octava Casa se revelará fatal para nosotros. Posibles ventajas de un deceso, y no sólo de tipo económico. Buenas posibilidades en las investigaciones subterráneas, profundas, incluso las que se refieren a nuestra psique. Mejoras en nuestra vida sexual. Este último punto no se puede interpretar mal y, a menudo, nos informa de manera indirecta de la llegada de un amor o de la resolución positiva de un conflicto con la pareja. Se amplifican nuestros poderes psíquicos. Ventajas en el ámbito del cementerio.


En la Novena Casa, Júpiter significa casi siempre largos y magníficos viajes, viajes a lugares lejanos, largas estancias lejos de casa, ventajas obtenidas en el extranjero o gracias a personas forasteras, o relacionadas con otras regiones o ciudades de nuestro mismo país. El extranjero, la lejanía, bajo cualquier punto de vista, nos favorece, nos beneficia, nos ayuda mucho en el trabajo, con el dinero, la salud, el amor y la fama. Hospitales y médicos extranjeros consiguen curarnos. Nos ofrecen trabajos o colaboraciones en otras ciudades. Posibilidad de frecuentar universidades y cursos extranjeros. Especializaciones que podemos conseguir en el extranjero. Se ven favorecidos los estudios superiores, tanto universitarios como los que se refieren a temas lejos de la vida diaria, materias como la filosofía, la astrología, la parapsicología, la teología, el yoga, etcétera. Aprendizaje de un idioma extranjero, de un lenguaje de programación o de un software particularmente complejo. Período excelente para irse a vivir a otra ciudad o para ponerse de acuerdo con personas o entidades fuera de nuestra región. Si quisiéramos trazar los confines ideales al área de correspondencia de la Novena Casa, deberíamos decir: la Novena Casa corresponde a cualquier lugar en el que se habla un idioma o un dialecto diferente respecto al nuestro. En mi práctica de largos años de estudios de Retornos Solares he podido notar muchísimas veces que esta posición corresponde, por ejemplo, también al primer vuelo de sujetos con fobia al avión.


En la Décima Casa, la ocupación de Júpiter, en un tema de Retorno Solar, es casi siempre positiva y anuncia un crecimiento que a menudo es de tipo profesional, pero que más en general podría consistir en cualquier otra forma de emancipación: como aprender a nadar o a tomar pastillas (hay individuos adultos que no lo consiguen), liberarse de una persona desagradable, conseguir volar por vez primera, someterse a cirugía ocular y adquirir una agudeza visual de 10/10, aprender perfectamente el inglés, un nuevo idioma o la utilización del ordenador, fortalecerse a nivel psicológico, vencer miedos o tabúes, plantear proyectos ganadores para el futuro, conocer a personas que podrían cambiarnos la vida, terminar los estudios en la universidad, comprar la casa de nuestros sueños, tener un hijo o encontrar un marido y un largo etcétera. Pero es necesario puntualizar que esta posición es mucho menos poderosa del Ascendente de RS en la Décima Casa radical (pero que sin embargo tiene muchas contraindicaciones que en este caso no existen). Desconozco el porqué, pero lo he experimentado miles de veces. Los resultados que se alcanzan con Júpiter en la Décima de RS son casi siempre irreversibles. En mi opinión, después de decenas de años de experimentaciones, con la excepción de casos muy particulares, un Júpiter estrictamente conjunto con el Medio Cielo es lo mejor que pueda haber en un tema de Retorno Solar. En algunos casos esta posición nos habla de un óptimo período para la madre del sujeto, de una renovada vitalidad profesional, de una temporada de celebridad, de ventajas económicas, de buena salud o de satisfacciones sentimentales para ella, o bien se puede referir a que mejoran las relaciones entre el sujeto y su madre.


En la Undécima Casa Júpiter nos ayuda mucho, a través de amigos influyentes, conocidos importantes, apoyos de personas con poder, de hombres políticos, magistrados, altos funcionarios, personajes que nos pueden dar trabajo, ofrecernos cargos de responsabilidad, encargarnos de peritar, otorgarnos trabajos en licitación, pero también, más sencillamente, puede tratarse de atajos para que nos opere un famoso cirujano o nos visiten grandes especialistas, recomendaciones para que logremos matricularnos en un curso o en un club exclusivo, apoyos a trescientos sesenta grados sin excluir nada, pasando incluso por la llamada telefónica al mecánico de confianza para que nos controle mejor el coche. En los doce meses cubiertos por esta posición podremos tener más facilidades de todo tipo, y percibir a nuestro alrededor el aliento caluroso de los amigos, las mejores expresiones de la amistad. Muy buenos proyecto. Proyectos de crecimiento profesional. Proyectos que funcionan. Posibles ventajas de un deceso. Peligro de muerte para nosotros o para un familiar nuestro, pero que se supera muy bien. Año en el que entablaremos nuevas y óptimas amistades. Júpiter en la Undécima (que siempre se interpreta en positivo) se encuentra sólo a una octava más baja de Júpiter en la Séptima Casa.


En la Duodécima Casa, Júpiter vive quizá su mejor condición, puesto que aunque no nos favorece en ninguna dirección particular, funciona como un comodín, como un ángel protector que nos ayuda a salir de todas las situaciones negativas o de peligro, nos echa una mano a recuperar y a salir de los problemas. Es realmente una panacea para una buena recuperación después de una enfermedad, para alejarnos de problemas judiciarios, para superar una tragedia económica, para recuperarnos del dolor de una separación o de un luto. Sus efectos nunca son espectaculares, pero si el sujeto es capaz de ser honesto consigo mismo se vuelven muy evidentes. Su presencia en esta Casa del Retorno Solar nos garantiza bastante que no se vivirá un año dramático bajo ningún punto de vista: aunque caminemos sobre una cuerda de acero colgada entre dos rascacielos, siempre podremos contar con una “red” debajo de nosotros. Es esta la posición que, más que las demás, nos debe hacer apreciar un planeta tan bueno, cuando quiere serlo.

 
     
   
 

Sumario

Prefacio

pag. 7

1

Treinta reglas útiles

pag. 11

2

Tránsitos del Sol

pag. 19

3

Tránsitos de la Luna

pag. 57

4

Tránsitos de Mercurio

pag. 97

5

Tránsitos de Venus

pag. 137

6

Tránsitos de Marte

pag. 175

7

Tránsitos de Júpiter

pag. 215

8

Tránsitos de Saturno

pag. 253

9

Tránsitos de Urano

pag. 295

10

Tránsitos de Neptuno

pag. 335

11

Tránsitos de Plutón

pag. 375

12

Las Casas del Retorno Solar

pag. 413

13

Los astros en las Casas del Retorno Solar

pag. 433

14

Luna de Retorno Solar en las Casas del Retorno Solar

pag. 435

15

Mercurio de Retorno Solar en las Casas del Retorno Solar

pag. 439

16

Venus de Retorno Solar en las Casas del Retorno Solar

pag. 443

17

Marte de Retorno Solar en las Casas del Retorno Solar

pag. 449

18

Júpiter de Retorno Solar en las Casas del Retorno Solar

pag. 461

19

Saturno de Retorno Solar en las Casas del Retorno Solar

pag. 471

20

Urano de Retorno Solar en las Casas del Retorno Solar

pag. 479

21

Neptuno de Retorno Solar en las Casas del Retorno Solar

pag. 485

22

Plutón de Retorno Solar en las Casas del Retorno Solar

pag. 491

23

El índice de peligrosidad del año

pag. 495

24

Mapas de ejemplos

pag. 499

 

 Epílogo

25

Prefacio a la segunda edición

pag. 603

26

Previsiones: porqué sí

pag. 607

27

La cuestión de la salud

pag. 611

28

Qué se tiene que hacer cuando no se puede partir

pag. 623

28

Los resultados de las últimas investigaciones

pag. 629

30

Bibliografía esencial

pag. 635

 

Compendio

31

Breve prefacio al compendio

pag. 637

32

Psicoanálisis y huida

pag. 641

33

Referencias a la psicología transaccional

pag. 645

34

Breves enlaces con la mitología

pag. 649

35

Breves enlaces con la religión romana

pag. 651

36

Astrología Activa y magia

pag. 653

37

La depredación

pag. 657

38

Bibliografía del compendio

pag. 661

 
     
 
 
 

Completa bibliografía de Ciro Discepolo (en Inglés)

 
     
     
     



ciro discepolo website | bibliography | contact | buy now | customer reviews